Páginas vistas en total

domingo, 18 de diciembre de 2011

El peso de la historia


En los últimos días el clima se encuentra enrarecido, chaparrones de marcada cuantía se abaten sobre amplias zonas del país. Son de corta duración, después el sol brilla y la temperatura se eleva generando una atmósfera con reminiscencias tropicales. Sobre la faz de la Tierra, sobre nuestro suelo sobrevuelan los fantasmas del pasado, el enfrentamiento, los antagonismos en el seno del Movimiento, la ancha alameda que nos contiene a todos, o al menos a la mayoría.-
Al dirigirse a la Asamblea Legislativa, la Presidenta Cristina Fernández hizo un balance de su gestión, por momentos comparó datos y cifras de la Argentina 2003 con la actual, en algunos tramos fue un poco más atrás en el tiempo. Del futuro habló poco, dijeron la prensa y los dirigentes de la anémica oposición.-
Surge una pregunta casi retórica. ¿Habló poco o nada del futuro? Creo que en verdad habló poco del futuro que le vienen trazando los grupos de poder, que desde las semanas previas al 10 de diciembre, operaban a la luz de cualquier buen entendedor para formarle el Gabinete.-
En los días subsiguientes se escribieron ríos de tinta, tratando de esclarecer al público, tarea que siempre utilizan como caballito de batalla los mass media, por eso, hasta no faltó el escriba que dedicó unos párrafos al Ministro Jefe de Gabinete con un título encerrado entre signos de interrogación, acerca de su pasado montonero (?). Parece que su pluma se ha envenenado tanto en los últimos tiempos que, como es característico del converso, su odio lleva a plantear el pasado de un joven que supuestamente concurría a las reuniones a las que lo llevaba su tío contando con tan solo dos años, para abrevar en las fuentes de la organización armada Montoneros.
El sindicalismo, por su parte, comienza a pasar facturas a Cristina. Parece que Hugo Moyano se ha sentido maltratado por nuestra Presidenta, quizás los lugares cedidos en las listas de legisladores resultaron ser un caramelo de madera para el Secretario General de la CGT. Renglón aparte, pero digno de quien busca una parte de la verdad, merece el líder del gremio Camioneros, quien en los ´90 se mantuvo en pie de guerra contra el modelo neoliberal y que su voz se hizo oír en los días previos a la votación en el Senado de las leyes de flexibilización laboral, denunciando que el Ministro de Trabajo Flamarique le había confesado que para los senadores díscolos contaba con la Banelco. Los dichos de Hugo Moyano, ante una sopa de micrófonos, no fue amplificada jamás, a pesar de haber denunciado la maniobra en forma pública. En lugar de ello, se atribuye al periodista Joaquín Morales Solá haber colocado en superficie el escándalo, a través de su columna editorial en uno de los principales diarios del país.-
Hugo Moyano, como todos los mortales, tiene sus más y sus menos. Cierto es también, aunque le pese, que no goza de popularidad para buscar apoyo en las urnas. Él sabe que las mediciones efectuadas en la Provincia de Buenos Aires como probable candidato a Gobernador arrojaron un magro 2%.-
El líder cegetista tuvo un discurso de fuerte tono político en el estadio del club Huracán, renunciando a sus cargos en el Consejo Nacional Justicialista y en el Partido Justicialista de la Provincia de Buenos Aires. Al referirse a la estructura política, puso de relieve que se trataba de una cáscara vacía, en rigor de verdad, todos los partidos políticos en la Argentina son eso, solo se vigorizan para la campaña electoral. La crisis de 2001 puso más al desnudo que nunca esta cuestión, que no debería llamar la atención de un dirigente experimentado como Hugo Moyano, quien renuncia casi en un acto de berrinche.-
No le haremos el juego a la derecha agazapada que pretende profundizar las diferencias hasta transformarlas en una batalla campal. Nuestra historia nos enseña que los enfrentamientos en el seno del Movimiento dieron lugar a la más formidable caza de brujas que se haya desatado en nuestra geografía. Cierto es, que las actuales posiciones dentro del Movimiento no están tan radicalizadas, ni que la Jefa del mismo, cometa la torpeza de justificarlas o aún peor, estimularlas.-
Hago un llamamiento a todos los militantes, independientemente de su edad, su jerarquía, el lugar que ocupan a desarrollar actitudes tendientes a recuperar la mesura, la responsabilidad y alcanzar niveles de tolerancia y respeto que permitan acometer acciones superadoras. Cada uno defendiendo sus intereses, pero entendiendo que las mayorías se encolumnaron detrás de Cristina, la verdadera dueña del 54.11% de los votos y la Presidenta de 40 millones de argentinos.-

1 comentario:

  1. ASI LO HARE, POR MI PARTE, TENDRE MESURA PERO CUIDADO TAMBIEN, A CRISTINA SE LA RESPETA.
    Y SI LA IDEA ES NEGOCIAR HAY OTRAS MANERAS, DEMASIADA SANGRE CORRIO EN EL NOMBRE OCULTO DE LAS CORPORACIONES.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar