Páginas vistas en total

miércoles, 17 de agosto de 2011

Secuelas

Analizando los resultados de las PASO del último domingo en forma más detallada, en los diferentes distritos electorales del país, se advierte un caudal de votos que refuerza la idea de estar en un colectivo llamado Movimiento Nacional.-
Para quienes entendemos a este colectivo, como alianza de sectores y clases sociales, es de subrayar que tanto las grandes urbes, como localidades con núcleos medianos y pequeños de población, pasando por pequeños pueblos y parajes, el caudal de votos para Cristina Fernández, es sencillamente arrollador.-
La buena noticia, es que no hay proyecto nacional y popular sin movimiento que lo exprese y viceversa. Parece un juego de palabras, sin embargo, la inmensa mayoría de los argentinos tenemos sueños, esperanzas, necesidades. Hasta hace pocos años, la política no generaba respuestas para que este colectivo se sintiera contenido e interpretado. Al gobierno llegaron personajes bien intencionados o no, pero sea por incapacidad o deliberadamente, robaron los sueños de millones de argentinos, a favor de intereses concentrados y poderes fácticos.-
Cuando se advierte el panorama electoral y se observa minuciosamente, da la impresión –o más bien la certeza- que a Cristina la acompañaron los trabajadores, comerciantes, industriales, productores agropecuarios, profesionales, artistas, intelectuales, jubilados, pueblos originarios, etc. Un capital político enorme, que traslada mayor responsabilidad a esta mujer de 58 años, gran oradora y conductora del proyecto nacional. Como si esto fuera poco, algunos caudillos provinciales -férreos creyentes de sus liderazgos territoriales- como el apresurado fundador de la línea Córdoba del peronismo, advirtieron con espanto a quien acompañaban los votos de su distrito. José Manuel de la Sota tardó una semana en transformarse en un Gobernador más, después de desafiar a Cristina con su lista de diputados nacionales.-
Alberto Rodríguez Sáa ganó la elección en San Luis en forma amplia, pero no con la diferencia que acostumbran a ganar los hermanos en territorio puntano, por paliza. Es por ello, que El Alberto, como le gusta que lo llamen, apuntó sus cañones contra Eduardo Duhalde y habló de la “Señora Presidenta”, permitiéndose la humorada de marcar que la había derrotado en su provincia.-
Cristina Fernández es, qué duda cabe, la líder del movimiento y como tal interpreta las necesidades, esperanzas y sueños de los argentinos, incluso la de aquellos que no la votaron. Desde ese lugar construye su discurso, una lección de manual de lo que es la política, casi avivando giles, que abundan en el arco opositor. En octubre, con el saldo final de la contienda electoral, comenzarán los reacomodamientos políticos, tanto en el oficialismo como en la oposición. No parece que el panorama cambie demasiado, pero las urnas en los últimos dos meses han deparado grandes sorpresas. Un dato de los últimos días, es que las corporaciones mediáticas apuestan sus fichas por Hermes Binner, mientras que el resto de la oposición se deshilacha y se avecina la sangría. Hay dos legisladoras de la Coalición Cívica (o Cínica), en cada una de las cámaras que buscan nuevos horizontes. El libro de pases está abierto y la puerta para el retiro también, aunque algunos dirigentes persistan en seguir flotando, pero las personas no somos corchos y sí sujetos responsables. Marche un baño de realismo para Lilita, Pino, Ricardito, Mario Das Neves (Lula trucho) y Tachuela.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada