Páginas vistas en total

sábado, 22 de octubre de 2011

Elecciones 2011

A horas del domingo 23 de Octubre, día de las elecciones nacionales en nuestro país, todos sabemos que triunfará -de manera contundente- Cristina Fernández.-
Usted dirá que tengo demasiado optimismo, que soy presa de una expresión de deseos, que el resultado de las PASO es un antecedente de peso de tal magnitud que mi afirmación es una perogrullada.-
Quizás no sepa, que deposité mi primer voto en las elecciones de octubre de 1983, que en ese momento tenía 19 años recientemente cumplidos. Que elegí a los que perdieron, a los que ganaron y me estafaron, o que opté por un candidato testimonial, un outsider, una expresión contestataria.-
Debí esperar 20 años para elegir a un presidente que no me traicionó, que me representó, que me contó que tenía convicciones y que no las dejaría en la puerta de la Casa Rosada. Debo confesar, que durante su discurso ante la Asamblea Legislativa me emocionó hasta las lágrimas, pero aún así me mantuve prudente.-
Ese hombre alto, delgado, reacio al protocolo, hiperactivo, comenzó a desplegar acciones políticas profundas, fuertes, que iban al corazón de la sociedad.-
Nos mostró que había un camino diferente, no más Consenso de Washington, no más recetas de ajuste de los organismos de crédito internacional. Que los argentinos podíamos discutir el modelo de país que queríamos construir, que debíamos avanzar en lo económico pero también en lo institucional, en lo social, en lo cultural.-
Néstor Kirchner, y esto deben reconocerlo hasta sus más acérrimos detractores, se convirtió en el personaje político central del país, marcando la agenda de debate, usando la cadena nacional de radio y televisión para “empujar” de sus poltronas a la mayoría automática de la Corte Suprema, para negociar la deuda externa, con una quita que le resultaba incómoda de proponer a su entonces ministro de economía. Ese presidente, sin perder de vista que era un ser humano -y como tal falible- apostó a un país más justo, más inclusivo. Se acordó de los ancianos, de los trabajadores que había dejado a la intemperie el modelo neoliberal, de los estudiantes, de los científicos, de los docentes, de las minorías, de todos los argentinos.-
Intentó generar una fuerza política nueva, con fuerte base peronista, la ancha alameda que nos contiene a todos, el movimiento nacional. Creo, desde mi óptica, que por ese motivo pasó la posta a su compañera, a Cristina.-
Esas vueltas de la vida, esa frase borgeana, que para morir el único requisito es estar vivo, lo sacó de la cancha. Pero Cristina, simplemente la llamamos así, porque todos sabemos que hablamos de ella, aún en el dolor, en la soledad del poder y la viudez supo, que debía continuar.-
Por todo lo que hizo Néstor, por todo lo que hizo Cristina, por lo que falta hacer, por todo ello mañana, más de 10 millones de argentinos le dirán que es la Presidenta de todos los argentinos, me atrevo a decir, que sus más acérrimos opositores saben que no hay mejor opción. El resto de los candidatos es cartón pintado, porque Cristina es una verdadera estadista.-
Para cerrar, solo pido que estemos atentos, que acompañemos a esta gran mujer que está llamada a convertirse en una de las más brillantes jefas de estado de Latinoamérica. No le pidamos fuerza, porque ya demostró que tiene, y de sobra.-

1 comentario:

  1. Qué bueno, amigo... Me encantó. Tal vez porque coincide con lo que todos pensamos y sentimos. Soy tan feliz por este momento que estamos viviendo, que no me aguanto la ansiedad de que YA sea domingo, para ir a poner mi voto.
    Un abrazo y felicitaciones.

    ResponderEliminar