Páginas vistas en total

viernes, 26 de agosto de 2011

Falacias

Las falacias son argumentos empleados con el propósito de inducir a engaño, o que con probabilidad produzcan ese efecto, o el de hacer que adopte una posición errónea la persona a cuya mente se presenta el argumento. Jeremías Bentham las clasificó en cuatros grandes grupos:

  1. Falacias de autoridad. cuyo objetivo es reprimir, merced al peso de la autoridad, cualquier ejercicio de la facultad de raciocinio.
  2. Falacias de peligro: cuya materia es el peligro en sus diversas formas, y su objetivo es el reprimir por completo la discusión, por medio de la producción de la alarma.
  3. Falacias de dilación: cuya materia consiste en la dilación bajo distintas formas y cuyo objetivo es postergar la discusión, con el fin de eludirla.
  4. Falacias de confusión: cuyo objeto es causar perplejidad cuando la discusión no puede eludirse.

En el campo de la política abundan las falacias. No se trata de conceptos errados en sí mismos, pero se convierten en argumentos falaces, cuando se pretende erigirlos en clave total y única.-
En los últimos días se escucha argumentar que el gobierno es un régimen fascista. Una verdadera falacia, que recorre los cuatro grandes grupos descriptos.-
Por un lado, argumentan que es un régimen de esas características porque el Estado ocupa un rol en la economía. No aclaran, que tal afirmación surge de la concepción neoliberal que interpretan y no confiesan abiertamente. Para ellos la participación del Estado como árbitro y ordenador de la economía es una piedra en el zapato, un disparate. Sin embargo, más allá de nuestras fronteras, donde ocurre un verdadero tembladeral económico y financiero, se reclama la presencia -o directamente el rescate- del Estado, para que sostenga entidades financieras evitando el derrumbe del “mercado”. Los EE.UU al borde del default, con una gigantesca deuda que no vaciló en inyectar de fondos públicos a grandes empresas y bancos. Mientras tanto, el gobierno nacional alentando el consumo interno para sostener la actividad económica, vía aumentos salariales en términos reales, desocupación decreciente, AUH subsidiando la demanda, préstamos a empresas a cambio de mantener la plantilla de trabajadores, mejoras en los ingresos de los jubilados, con inclusión masiva al sistema por parte de personas que no lograban alcanzar los años de aporte, sencillamente porque el país neoliberal los puso a la intemperie.-
Otra falacia es acusar al gobierno de ser un régimen corporativo, cuando los argentinos observamos que intereses se pusieron en juego durante los debates de la Resolución 125, la Ley de Medios, la estatización de los fondos del sistema previsional con el traspaso de los mismos de las AFJP al ANSeS, por citar tres ejemplos paradigmáticos, en donde las corporaciones tuvieron tenaces defensores en diputados del Grupo A, como los bautizó Patricia Bullrich, el día que asaltaron el parlamento.-
Los intereses corporativos del “campo”, los multimedios, las AFJP fueron defendidos hasta el hartazgo por diputados que deberían velar por los intereses del conjunto, dado que no son empleados de ninguna corporación, son representantes del pueblo.-
Claro que uno de esos representantes, recurre a la definición de Wikipedia y de la Enciclopedia Británica, en idioma original, para sostener la falacia del régimen fascista.-
Leyó bien, eso ocurrió en una red social, el diputado se llama Fernando Iglesias. El proyecto político del fascismo es instalar un corporativismo estatal totalitario y una economía dirigista. Su base intelectual plantea una sumisión de la razón a la voluntad y a la acción. Ese es su paupérrimo argumento.-
No vemos vocación de instaurar un régimen fascista por la Presidenta, solo vemos a una mujer que pretende encauzar al movimiento nacional por un camino de inclusión, a una estadista con una capacidad intelectual mucho mayor que la de sus oponentes políticos. Para avanzar en esa construcción es necesario construir mayorías, y ahí radica el verdadero problema. Quienes sostienen la falacia del fascismo les temen a las mayorías, porque les será más difícil defender los intereses de los sectores a los que representan. Paradojas de la época, el Grupo A ciertamente es un bloque corporativista, al que me niego a denominar fascista, solo por cuestiones de buen gusto.-

sábado, 20 de agosto de 2011

Interpretaciones

Los días posteriores a las elecciones primarias generaron diferentes interpretaciones, por parte de políticos, periodistas, analistas, dirigentes de asociaciones intermedias, etc.-
Una vez más, sobraron palabras desafortunadas e interpretaciones aviesas. El clásico frente antipopular -del que hablaba John William Cooke- rápidamente entró en acción y una vez más, esta perversa amalgama tenía los voceros de siempre.-
Parece que estamos en 1945, parece que hubiese reflotado la Unión Democrática. En aquel momento, el votante del peronismo se lo rotulaba como el vago, el ladronzuelo, el punguista, el borracho, los malevos, ahora es el que mira a Tinelli o compra el plasma en cuotas, milagros de época, juegos de palabras, el mismo denominador común: la descalificación.-
“...El caso que venimos analizando deja una primera lección: no hay que encerrarse en cuevas ideológicas, porque afuera pueden estar sucediendo cosas importantes, y uno enterarse demasiado tarde o no enterarse nunca...” Ni por error piense que este texto es de este humilde escriba, mucho menos que lo escribieron esta semana, este texto lo escribió Cooke en 1964, analizando el resultado del proceso eleccionario que llevó al gobierno al peronismo. Es posible que esto le haya sucedido a Hugo Biolcati, Elisa Carrió, Fernando Iglesias, Patricia Bullrich, Federico Pinedo, Eduardo Duhalde, Ricardito (en diminutivo y sin el apellido, para salvaguardar a su padre), Hermes Binner, Francisco De Narváez, porque el triunfo aplastante de Cristina los dejó desorientados, quizás no tuvieron la menor idea que estaban sucediendo cosas importantes, mientras ellos asaltaban el parlamento conformando el Grupo A, denunciaban persecuciones jamás verificadas, avasallamiento de libertades que nadie padece. Quizás hayan hecho propio el relato de los medios periodísticos hegemónicos, quizás hayan creído que Biolcati desde el palco de la Sociedad Rural les contaba que el campo estaba mal y por carácter transitivo, la patria desfalleciente.-
Es probable que las masas no hayan recibido un conjunto de mandamientos dictados desde las alturas, sino que hayan sufrido un proceso de su propia conciencia hacia la comprensión del mundo que han de transformar. El resultado electoral no es fácil de interpretar, está lleno de ambigüedades, de contrapuntos, de claroscuros, no se puede aplicar un pensamiento tan lineal como el de Biolcati, sostenido por un diputado nacional en el twitter en la madrugada de hoy. Quizás los argumentos de hoy son los mismos de siempre, es indudable que la colonización no solo es económica, también es cultural.-
Desde la batalla de Caseros, con el triunfo federal, parecía liquidado el pleito. Allí se jugó el país federal, con integración nacional, el de los caudillos populares del país profundo, integrado a los pueblos hermanos de Latinoamérica que derrotaron al país unitario, librecambista, con epicentro en Buenos Aires, cuya visión era europeizante. Claro, que la derrota en el campo de batalla no daría origen al país imaginado por los caudillos de la patria grande. Triunfó el país imaginado por Mitre, con una burguesía nacional socia de los intereses foráneos.-
Ese es el país que privilegió a unos pocos, que utilizó andamiajes políticos diferentes a lo largo de la historia para perpetuarse en el poder. Es el mismo poder que llevó a la Argentina a la implosión de 2001.-
Mientras los analistas tratan de encontrar explicación al resultado electoral del 14 de agosto, no perdamos de vista que siguen operando en todas las superficies, para volver al país unitario-conservador sostenido en una economía agroexportadora. Parece que los cambios generados desde 2003 fueron percibidos como algo profundo, importante, generador de mayores oportunidades para todos. Aunque Hugo Biolcati crea que es el resultado del “plasma” o que Fernando Iglesias trate de calificar como un “régimen fascista”, desde una visión sesgada y neoliberal.-
Una vez más, las mayorías son descalificadas por los personeros del fracaso.-

viernes, 19 de agosto de 2011

Elecciones y lecciones


Las elecciones primarias 2011 -que se llevaron a cabo por primera vez en Argentina- arrojaron resultados inesperados para todos los actores políticos, medios de comunicación y electores.-
Ni el más optimista de los oficialistas imaginaba perforar el 50% de los votos emitidos, tampoco que la diferencia con el candidato que ocupó el segundo lugar, orillara 38 puntos porcentuales.-
Ahora bien, este acto seleccionó a los precandidatos, allende que en la categoría presidencial no se trató de una primaria, debido a que los partidos políticos no ofrecieron más de un candidato para dicha categoría. Tampoco se trató de una “cara encuesta” como la denominó Fanny Mandelbaum, una periodista devenida en candidata a diputada, que comienza su carrera ninguneando las PASO, un vuelco terrible.-
Por lo mencionado, los cargos electivos no están asegurados, aunque debería ocurrir una catástrofe para torcer el rumbo inexorable que marca el humor de los argentinos. Es probable que la categoría presidencial ya esté definida de cara a octubre. Se equivoca la candidata de UDESO en denominar el resultado electoral como una encuesta y peor aún, en subrayar su costo. Mi querida Fanny, por si no te enteraste, las instituciones de la república tienen un costo y los actos eleccionarios también. Las PASO surgieron por Ley, no del humor de un funcionario trasnochado, menos aún del endemoniado –por las corporaciones mediáticas-bloque K, que por si no te enteraste no cuenta con mayoría en diputados.-
Dicho esto, surge el tema del momento, el resultado electoral del 14 de agosto -si no variara en absoluto- arrojaría un número de diputados en la cámara cercano al quórum propio. De ahí, que los políticos de la oposición fatiguen sus fauces para evitar esto. A no equivocarse, los guía la necesidad de no abandonar el escenario político, por más que se empecinen en insistir con la vieja perorata de la hegemonía, la falta de control y la pluralidad. Son los mismos que en 2009 asaltaron el parlamento, quedándose con la presidencia de las comisiones estratégicas, incluso estuvieron a punto de ir por la presidencia de la cámara, aunque a último momento apareció un tibio aire de cordura. Decimos tibio, porque se alzaron con la vicepresidencia primera, ocupándola el republicano Ricardito (jamás perderá su diminutivo). Para lograr sus fines, conformaron el Grupo A, dijeron que generarían una agenda parlamentaria con puntos en común y que trabajarían en pos de elevar la calidad institucional. Parece un chiste, pero esos eran los argumentos que esgrimían en cuanto medio les arrimara un micrófono.-
 El único proyecto de Ley que impulsaron, fue el del 82% móvil para los jubilados, sabiendo que el poder ejecutivo lo vetaría, haciendo pagar el costo político de tan impopular medida a Cristina.-
Muchos de los integrantes del Grupo A, son los mismos que en el gobierno de la Alianza aplicaron las recetas recesivas del FMI, ajustando salarios de los empleados estatales y los jubilados, a quienes les quitaron el 13% de los magros haberes que percibían. No votaron el presupuesto del gobierno federal con la pueril excusa de no poder efectuar cambios a la llamada ley de leyes. Es elemental que la ley de presupuesto expone los trazos de la gestión de un gobierno, el sistema presidencialista que impera en Argentina, hace inviable que el presupuesto sea modificado radicalmente, es un escenario en el cual se menoscaba el poder presidencial. No deja que, quien ejerce el poder ejecutivo, pueda desarrollar su gestión de gobierno, priorizando el gasto o la inversión pública en los ejes que considera esenciales.-
La economía tiene un campo positivo y otro normativo, éste último es el que genera discusiones entre economistas y políticos, porque es un juicio valorativo -lo que debería ser- en donde cada uno pone énfasis en línea con los valores que defiende. A esta altura, todo queda claro. El proyecto nacional necesita contar con diputados y senadores que permitan avanzar con las transformaciones y no con figuras desgastadas, defensoras de intereses corporativos, recicladas del pasado y el fracaso, que solo ponen palos en la rueda, so pretexto del republicanismo. Cada tanto, deberíamos recordar los nombres y apellidos de los personajes que apoyaron al “campo”, a los medios hegemónicos, que gastaron suelas transitando los sets televisivos diciendo que en la calle los querían matar, que se vayan. Ni hablar de Profesor Grondona con Hugo Biolcati, hablando de Cobos, en un mensaje claramente destituyente. El resultado del escrutinio de ahora es porque los argentinos miran a Tinelli y pagan el plasma. Debería medir sus palabras y controlar su ponzoñosa lengua el presidente de la sociedad rural, quien dictó cátedra patriotera desde el palco palermitano.-
Cristina Fernández es la estrella política del momento, en la soledad del poder y la viudez, fue acompañada por más de diez millones de votos. No caigamos en la trampa de la oposición irresponsable, que reclama a viva voz el corte de boleta, cuando en los últimos 18 meses solo han hecho daño. La pregunta es: ¿por qué actuarían ahora a la altura de las circunstancias?

miércoles, 17 de agosto de 2011

Secuelas

Analizando los resultados de las PASO del último domingo en forma más detallada, en los diferentes distritos electorales del país, se advierte un caudal de votos que refuerza la idea de estar en un colectivo llamado Movimiento Nacional.-
Para quienes entendemos a este colectivo, como alianza de sectores y clases sociales, es de subrayar que tanto las grandes urbes, como localidades con núcleos medianos y pequeños de población, pasando por pequeños pueblos y parajes, el caudal de votos para Cristina Fernández, es sencillamente arrollador.-
La buena noticia, es que no hay proyecto nacional y popular sin movimiento que lo exprese y viceversa. Parece un juego de palabras, sin embargo, la inmensa mayoría de los argentinos tenemos sueños, esperanzas, necesidades. Hasta hace pocos años, la política no generaba respuestas para que este colectivo se sintiera contenido e interpretado. Al gobierno llegaron personajes bien intencionados o no, pero sea por incapacidad o deliberadamente, robaron los sueños de millones de argentinos, a favor de intereses concentrados y poderes fácticos.-
Cuando se advierte el panorama electoral y se observa minuciosamente, da la impresión –o más bien la certeza- que a Cristina la acompañaron los trabajadores, comerciantes, industriales, productores agropecuarios, profesionales, artistas, intelectuales, jubilados, pueblos originarios, etc. Un capital político enorme, que traslada mayor responsabilidad a esta mujer de 58 años, gran oradora y conductora del proyecto nacional. Como si esto fuera poco, algunos caudillos provinciales -férreos creyentes de sus liderazgos territoriales- como el apresurado fundador de la línea Córdoba del peronismo, advirtieron con espanto a quien acompañaban los votos de su distrito. José Manuel de la Sota tardó una semana en transformarse en un Gobernador más, después de desafiar a Cristina con su lista de diputados nacionales.-
Alberto Rodríguez Sáa ganó la elección en San Luis en forma amplia, pero no con la diferencia que acostumbran a ganar los hermanos en territorio puntano, por paliza. Es por ello, que El Alberto, como le gusta que lo llamen, apuntó sus cañones contra Eduardo Duhalde y habló de la “Señora Presidenta”, permitiéndose la humorada de marcar que la había derrotado en su provincia.-
Cristina Fernández es, qué duda cabe, la líder del movimiento y como tal interpreta las necesidades, esperanzas y sueños de los argentinos, incluso la de aquellos que no la votaron. Desde ese lugar construye su discurso, una lección de manual de lo que es la política, casi avivando giles, que abundan en el arco opositor. En octubre, con el saldo final de la contienda electoral, comenzarán los reacomodamientos políticos, tanto en el oficialismo como en la oposición. No parece que el panorama cambie demasiado, pero las urnas en los últimos dos meses han deparado grandes sorpresas. Un dato de los últimos días, es que las corporaciones mediáticas apuestan sus fichas por Hermes Binner, mientras que el resto de la oposición se deshilacha y se avecina la sangría. Hay dos legisladoras de la Coalición Cívica (o Cínica), en cada una de las cámaras que buscan nuevos horizontes. El libro de pases está abierto y la puerta para el retiro también, aunque algunos dirigentes persistan en seguir flotando, pero las personas no somos corchos y sí sujetos responsables. Marche un baño de realismo para Lilita, Pino, Ricardito, Mario Das Neves (Lula trucho) y Tachuela.-

lunes, 15 de agosto de 2011

P.A.S.O.


Las elecciones primarias abiertas simultáneas y obligatorias, que se desarrollaron por primera vez en el país, arrojaron un triunfo arrollador de Cristina Fernández.-
Haciendo una lectura rápida de los resultados se percibe claramente que estas elecciones, como todas, dejan ganadores y perdedores.-
La gran ganadora de la elección es, por lejos, el personaje político más emblemático desde la muerte de Néstor Kirchner. Y decimos más emblemático porque derrotó a todos sus contendientes, excepto a uno de los candidatos y en un único distrito, el Gobernador de San Luis Alberto Rodríguez Sáa, en la provincia puntana.-
En los últimos días, cada elección en la que los candidatos del Frente para la Victoria eran derrotados, los medios hegemónicos y los políticos del desvencijado Grupo A, se encargaban de subrayar que se venía la debacle, que el gobierno nacional sería derrotado ampliamente en las urnas, algunos hasta manifestaban que asistíamos a un final de ciclo.-
Renglón aparte merece la elección de Córdoba, en la que José Manuel de la Sota se impuso holgadamente y desairó a la Casa Rosada insistiendo con su boleta de diputados nacionales. Ayer se vislumbró que los votos del Gobernador electo, con pocos días de diferencia, se volcaron a la lista del FpV.-
José Manuel de la Sota se dejó contar las costillas, la lista de diputados nacionales del FpV obtuvo 29.59% de los votos, mientras que la de la Alianza Justicialista solo cosechó un magro 6.74%.-
Alberto Rodríguez Sáa en su provincia obtuvo un 52.35%, mientras que Cristina alcanzó un 28.45%, un resultado bastante decoroso y muy diferente a los números que se manejaban a las 23.00 hs. del domingo. Nobleza obliga, San Luis es un bastión inexpugnable para cualquier candidato que enfrente a los hermanos Rodríguez Sáa, lo cual merecería un largo y detallado análisis.-
El caudillo puntano demoró su aparición pública, porque quería tomarse su tiempo para observar si alcanzaba un caudal de votos de dos dígitos a nivel nacional, pero los números le fueron esquivos, logrando un 8.17% que lo llevó a ocupar el quinto puesto.-
Hasta aquí los perdedores fueron de la Sota, Rodríguez Sáa, a los que se les suma muy rápidamente Ricardito (eternamente en diminutivo) Alfonsín, Eduardo Duhalde, Mario Das Neves, Francisco de Narváez, Elisa Carrió, Fernando Solanas Pacheco, la lista puede seguir, pero incluirla a Alcira Argumedo sería torpe, porque el perdedor es quien la llevó a ocupar ese lugar.-
Otro perdedor es Federico Pinedo, con un 15.99% de los votos, casi la mitad de los obtenidos por la lista del FpV en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (un artilugio).-
Las provincias del NOA y el NEA arrojaron guarismos a favor de Cristina realmente impresionantes, ni hablar del 80% de Santiago del Estero.-
Si queremos hacer nombres de ganadores, imposible pasar por alto al actual Gobernador de la provincia de Buenos Aires, quien obtuvo una diferencia de más del 30% sobre su más inmediato competidor.-
Lo de Binner tiene dos lecturas: perdió en Santa Fe, la provincia que gobierna, pero al mismo tiempo deja algunos interrogantes en un futuro cercano, tendremos que ver su desempeño en las elecciones de octubre.-
Hasta aquí el análisis de los políticos que compitieron ayer, pero no debemos perder de vista que Macri, ausente con aviso, se refugió en su distrito alcanzando un triunfo de magnitud y evitó que ayer se le contaran los porotos a nivel nacional. De alguna manera, su deserción fue un acierto, tiene chances para el 2015 y conserva capital político, aún desconocido más allá de la General Paz.-
Por último, los mayores perdedores de ayer no compitieron en la elección, son los grandes medios, la mesa de enlace, el voto del “campo” (el voto conservador), que recibieron en las urnas una contundente respuesta a tanta infamia. A partir de ahora, deberán poner las barbas en remojo, porque el pueblo les avisó que ya no son creíbles y ese es su capital simbólico, intangible, más importante. La corneta y la estancia deberán informar y no continuar creando sensaciones, haciendo operaciones políticas y faltando a la verdad. Hoy hay gente que se pregunta de donde salieron los votos, son aquellos que viven la realidad de los medios y se perdieron la maravillosa posibilidad de ser partícipes del Movimiento.-

jueves, 11 de agosto de 2011

Cristina

Cristina Fernández, la Presidenta de la Nación, demuestra en cada una de sus apariciones públicas estar a la altura de las circunstancias, en un mundo con una impresionante crisis económica, social y de representación. Desde que sufrió la pérdida irreparable de su marido, su figura se ha agigantado. No es un comentario dirigido a su condición de mujer, que algún distraído pueda creer que es frágil por su condición de género y por tanto presa de una gran vulnerabilidad, en todo caso lo es, en tanto que es humana. De ninguna manera, simplemente se trata de una mujer de luto, atravesando el duelo por la pérdida. Tan fuerte es la imagen de elaboración del duelo, que recuerda una y otra vez a Néstor Kirchner, aunque los canallas opositores y medios hegemónicos la castiguen por ello. Quienes hemos atravesado una situación de pérdida de un ser amado, sabemos que la evocación es uno de los elementos que fluyen naturalmente como mecanismo para aliviar el dolor.-
También, además de recordar a Néstor Kirchner, nos relata sus sensaciones, su sensibilidad y sobre todo nos muestra un camino a seguir. A pesar de ello, desde que se ha transformado en una viuda de tan solo 58 años, jamás dejó de ejercer sus atributos de mando y su capacidad de gobernar, no ha mostrado fisuras en la toma de decisiones, amén de estar de acuerdo o no con ellas.-
Lo grandioso del último tiempo es que la Presidenta se ha transformado para todos en Cristina, así de simple, ella es Cristina. No es una pose, ni una manera impuesta de hacerse llamar así, para parecer más próxima, más familiar, una manera artificial utilizada por muchos candidatos de diferente pelaje para construir popularidad. Cristina Fernández, aún para sus más férreos opositores, ahora es Cristina, es un fenómeno que ha crecido como una bola de nieve, es una tendencia que en el último tiempo ni hace falta aclarar quien es Cristina cuando alguien la nombra.-
Quizás por edad, por cuestiones culturales, o vaya a saber, siempre hablé de Cristina Fernández, pero el otro día en el twitter dije que ella ahora es Cristina. Finalizando un acto en la localidad de Las Flores, Provincia de Buenos Aires, precisamente en la fábrica de zapatillas Converse, bajó del escenario y saludó a la gente, en su mayoría trabajadores de la fábrica y militantes. Muchos le pedían autógrafos, una foto, un beso o solo pretendían estrecharle la mano, lo único que se escuchaba era su nombre: Cristina.-
Alguna vez leí: “el instante de ver, el momento de comprender y el tiempo de concluir” y justamente fue el tiempo de concluir que Cristina es ella, no hay otra. Nuestra Presidenta se ha metido en el corazón de millones de argentinos y es por eso que Cristina Fernández de Kirchner ahora es Cristina, como si se tratara de una amiga, una integrante de la familia, uno no la imagina distante, lejana, fría, como la quieren pintar sus detractores.-
Con este nivel de popularidad, con tantas muestras de afecto, imagino por un instante que ella se debe sentir cálidamente acompañada por su pueblo, no tengo dudas que los jóvenes en Las Flores y ayer en el acto de cierre de campaña, querían transmitirle eso que se llama calidez.-
Lo bochornoso, es que el relato mediático, nos habla de una mujer emocionalmente inestable, bipolar, y no se cuantas tonterías más. La acusan hasta de sacar provecho de su luto, como si fuera agradable -aunque si necesario- transitar el camino del duelo. Hay un escritor lúcido, inteligente, devenido en escriba de la globósfera que menciona su "vestidito negro", así, de manera despectiva, burlona. Lo cierto, que la Presidenta ahora es Cristina y me alegro que su nombre la defina desde un lugar espontáneo, sin aparatos de propaganda. Naturalmente, la cartelería de campaña dice Cristina 2011, no hace falta decir nada más.-

sábado, 6 de agosto de 2011

Políticos en Campaña

En estos días asistimos al desfile incesante de avisos publicitarios de candidatos a distintos cargos electivos. Avisos breves, efectistas, superficiales, la verdadera estrategia del marketing que no intenta vender un candidato, ciertamente consiste en estar presente en la mente del elector, quien en definitiva, a través de su voto soberano elige. Ahora bien, si analizamos el mecanismo del marketing, podemos concluir que es una manera sutil de colonizar nuestras ideas. O no tan sutil.-
Sin dudas, la estrategia se acompaña -hoy más que nunca-, de la invisibilización de hechos que ocurren en el mundo global capaces de desmentir el relato que construyen los noticieros de radio y televisión y los avisos publicitarios de los candidatos opositores.-
Si observamos las demandas de los “indignados” españoles, las marchas y reclamos de los estudiantes chilenos, la situación financiera de la principal economía del mundo, la crisis por la deuda de Grecia, etc., etc., etc., tenemos la sensación de vivir en un país muy diferente al de 2001.-
No en vano, los grupos mediáticos no muestran los acontecimientos enumerados, sino que hasta construyen un discurso acorde a las propuestas publicitarias del arco opositor. Así, desde hace mucho tiempo hablan de Chile como el modelo ejemplar de la región, como un país moderno y lleno de oportunidades. Sin embargo, al iniciarse el año 2010 el país trasandino sufrió un terremoto devastador y las imágenes de aquel momento mostraron un país impactado por la naturaleza con un Estado ausente, con comunas arrasadas en donde las autoridades tardaron hasta cinco días en llegar a prestar ayuda. Vimos personas desesperadas por el hambre y el desamparo, saqueando supermercados y negocios más pequeños, decenas de miles de habitantes buscando entre los escombros bienes de valor económico o sentimental. Carreteras arrasadas, edificios con estructuras colapsadas. La burocracia chilena haciéndose cargo, lastimosamente, de los errores cometidos acerca del alerta de tsunami con las funestas consecuencias del fenómeno natural que cobró miles de vidas.-
Hoy día los medios de prensa, tibiamente, nos muestran las protestas estudiantiles –prohibidas por las autoridades- y la brutal represión de carabineros contra los jóvenes. Al aplicar un análisis más riguroso de la situación de Chile, los datos duros muestran un país atravesado por la desigualdad. El 60% de los chilenos tienen ingresos per cápita similares a un país como Angola. El 40% de los estudiantes universitarios abandonan sus carreras, los graduados tienen deudas de aproximadamente 40.000 dólares. Dicha deuda, la contraen para hacer frente a los gastos que demandan sus estudios universitarios. Hay un dato aún peor, el 60% de los graduados trabaja en labores ajenas a su profesión.-
Si lo enumerado hasta aquí nos llama la atención por el contraste que ofrece esta realidad con el relato de los candidatos opositores, debemos tener presente que aún hoy, transcurridos más de 18 meses de la catástrofe natural, hay decenas de miles de personas que viven en condiciones de extrema precariedad. Chile tiene un fondo de reserva alimentado por las exportaciones de cobre, su recurso estratégico, que el modelo a seguir de la región no privatizó. Ese fondo, supera los 30.000 millones de dólares, una cifra considerable para un país de algo más de 14 millones de habitantes. A pesar de esto, no se soluciona el drama habitacional de los damnificados por el terremoto, los estudios universitarios son caros y de dudosa calidad, la reforma del sector salud no ha dado los frutos esperados con niveles de demanda insatisfecha alarmantes.-  
Por lo enumerado hasta aquí de manera somera, nos damos cuenta que el milagro chileno no existe, que solo es la construcción de un relato de la oposición con el apoyo de los grandes medios. Dejemos que Ricardo Alfonsín siga viajando y que nos cuente en su aviso publicitario hacia donde nos quiere llevar. Dejemos que Duhalde siga dando cátedra acerca de Brasil y luego no pueda sostener su discurso frente a dos periodistas de TN, que en una noche casi mágica hicieron honor de su profesión evitando tirarle centros para que aplique un frentazo en el área, sin marcas y en posición de gol.-
Por último, el proyecto nacional muestra crecimiento vigoroso con inclusión social, no es perfecto, pero carece de críticas constructivas para fortalecerlo de parte del arco opositor. Este es un momento clave: o nos siguen relatando ficciones y nos proponen regresar al pasado -a modelos fracasados-, o se comportan con responsabilidad y construyen con ideas un país para todos. Ese es el sueño y la esperanza de millones de argentinos que confían en Cristina Fernández.-